Líneas investigación

bioseguridad

Micobacteriosis (tuberculosis y paratuberculosis)

Los estudios se centran fundamentalmente en la Tuberculosis y en la Paratuberculosis. Estas dos enfermedades son las principales micobacteriosis que afectan tanto a los animales domésticos, como a la fauna silvestre. La tuberculosis es una zoonosis y existe un Programa Oficial de Erradicación orientado a la tuberculosis bovina. Sin embargo, la paratuberculosis no está sometida a programas oficiales pero tiene un gran impacto económico en las explotaciones ganaderas. Las líneas de trabajo de Neiker en este campo van desde el estudio de la patogenia hasta aspectos más prácticos como son la mejora de las técnicas de diagnóstico y el control de la enfermedad.

Vectores y enfermedades transmitidas

Se estudia la distribución de las especies de artrópodos vectores de enfermedades transmitidas a animales domésticos y silvestres, y humanos, que están presentes en la CAPV, y así mismo se realiza la vigilancia activa de la posible entrada de algunas especies que todavía no se han introducido en nuestro territorio. Existe una amplia gama de virus, bacterias, parásitos y hongos que son transmitidos eficazmente por diferentes tipos de vectores, por lo que la puesta en marcha de métodos para su detección rápida es de gran interés.

Seguridad en la base de la cadena alimentaria

Se estudia el papel de la producción primaria, la base de la cadena alimentaria, en la producción de alimentos sanos y seguros. Se utilizan técnicas bacteriológicas y moleculares para la detección, aislamiento y caracterización de los cuatro principales patógenos bacterianos de transmisión alimentaria (Salmonella spp., Campylobacter spp., Listeria monocytogenes y E. coli verotoxigénicos) en las explotaciones ganaderas. Se ensayan métodos de control y se realizan programas de vigilancia epidemiológica a nivel de las explotaciones de la CAPV para determinar su prevalencia, evaluar tendencias y medir el efecto de las medidas de control.

Zoonosis y otras enfermedades

Se estudia la epidemiología, diagnóstico y control de algunas zoonosis de impacto en la salud humana y animal, como la fiebre Q, la equinococosis, las encefalopatías espongiformes transmisibles, la tuberculosis bovina, entre otros procesos, algunos de ellos considerados emergentes. Además, se trabaja en lentivirosis y en patología reproductiva de rumiantes domésticos, tanto llevando a cabo estudios epidemiológicos como mejorando las técnicas para su diagnóstico, lo cual supone un reto para la mejora de la competitividad y del rendimiento económico del sector ganadero y para mantener la sanidad de nuestra cabaña ganadera en una posición avanzada y similar a la de otros países europeos.

Vigilancia sanitaria de la fauna silvestre

La implantación de planes de vigilancia de enfermedades en la fauna silvestre es una de las herramientas indispensables para el estudio epidemiológico de enfermedades de interés, tanto por ser zoonosis (se transmiten a las personas), como por suponer un impacto relevante en las especies domésticas (enfermedades compartidas entre domésticas y silvestres). Se estudian enfermedades como la influenza, la tuberculosis, la yersiniosis o la hidatidosis, entre otras. Para ello se desarrollan técnicas de diagnóstico específicas para las especies silvestres, se determinan las especies implicadas en su epidemiología, la detección precoz de los posibles focos y el inicio de la respuesta inmediata, evaluando también el riesgo de transmisión a personas o especies domésticas.